Es la calvicie o caída del cabello. Alopecia total significa caída de todo el cabello de la cabeza. Alopecia universal significa caídas de todo el cabello corporal incluyendo pestañas y cejas. Cuando el cabello se cae a parches, se denomina alopecia areata. Entre los factores que intervienen en la caída del cabello está la herencia, las hormonas y el envejecimiento. Se cree que el sistema inmunológico toma equivocadamente los folículos pilosos por tejido extraño y, por consiguiente, los ataca. También intervienen componentes genéticos.

Un tipo de pérdida de cabello que es menos dramático, pero más común, es la alopecia androgénica, o calvicie masculina. Este tipo de alopecia es frecuente en los hombres y, como su nombre indica, en este trastorno hay una predisposición genética o hereditaria e intervienen los andrógenos u hormonas sexuales masculinas. Los folículos pilosos de los individuos susceptibles a esta clase de alopecia podrían estar programados para retardar o suspender la producción de cabello.

Las mujeres presentan la misma clase de pérdida de cabello, aunque no suele ser tan extensa y solo se presenta después de la menopausia. Al ir envejeciendo y, en particular, después de la menopausia, el cabello de todas las mujeres se vuelve más delgado. No obstante, en algunas este proceso se inicia en la pubertad. Además, la mayoría de las mujeres pierden algo de cabello dos o tres meses después de dar a luz, porque los cambios hormonales impiden que se produzca la caída normal del cabello durante el embarazo.

Hay otros factores que propician la caída del cabello. Entre ellos están mala circulación, enfermedad aguda, cirugía, exposición a la radiación, enfermedades cutáneas, pérdida súbita de peso, fiebre alta, deficiencia de hierro, diabetes, enfermedades tiroideas, drogas para quimioterapia, estrés, dieta inadecuada y deficiencias vitamínicas.