• Consuma frutas y vegetales frescos en abundancia, pues contienen minerales que impiden que la saliva se vuelva demasiado ácida.
  • Evite las bebidas carbonatadas porque son ricas en fosfatos, que promueven la perdida de calcio del esmalte dental.
  • Adquiera buenos hábitos de higiene oral. Cepíllese los dientes después de comer y utilice hilo dental diariamente. Esta es la única manera de eliminar la placa causante de las caries. En el comercio se consiguen enjuagues bucales que facilitan la eliminación de la placa con el cepillado y el uso del hilo dental.
  • No utilice suplementos masticables de vitamina C porque pueden erosionar el esmalte dental. En cambio, los que venden en tableta o en polvo no tienen ese problema.
  • Para calmar el dolor de muela o de absceso mientras visita a su odontólogo, enjuagándose el área afectada con agua caliente salada (agregue media cucharadita de sal a cuarto de litro de agua caliente).