• Dieta consistente en el 50 por ciento de alimentos frescos. Consuma productos, como yogur.
  • Evite los alimentos fritos, los productos lácteos, el azúcar, la harina, el chocolate, las nueces y los mariscos.
  • Consuma aceite de oliva virgen extra.
  • Si el médico le receta antibióticos, tome cantidades adicionales de vitaminas del complejo B.Tome además, algún suplemento de acidophilus para reemplazar las bacterias “amigas” que son destruidas por los antibióticos.
  • No se rasque el cuero cabelludo. Lávese el cabello con frecuencia y utilice un champú que no sea graso. No use jabones fuertes ni se aplique cremas o ungüentos grasos.
  • Evite el uso diario de champús con selenio, aunque ayuden a controlar la caspa.