• La clave para controlar la diverticulitis es consumir una cantidad adecuada de fibra y mucha agua de buena calidad. Usted necesita por lo menos 30 gramos de fibra al día. Es posible que le convenga suplementar su dieta con algún producto que aumente el volumen de la materia fecal y/o que la ablande. Tome todos los días por lo menos ocho vasos de agua. Puede tomar tés de hierbas, caldos y zumos frescos para reemplazar parte del agua. El líquido ayuda a mantener los divertículos libres de desechos tóxicos y, por tanto, previene la inflamación.
  • Haga una dieta baja en carbohidratos y alta en proteínas. Los productos vegetales y el pescado son buenas opciones. No consuma granos, semillas ni nueces. Estos alimentos son difíciles de digerir y tienen a quedar atrapados en las hendiduras de la pared del colon, lo que se traduce en gases y sensación de llenado. Elimine también de su dieta productos lácteos, la carne roja, los productos que contienen azúcar, los alimentos fritos, las especias y los alimentos procesados.
  • Consuma abundantes vegetales de color verde, pues son buena fuente de vitamina K. Obtener esta vitamina en la dieta reviste particular importancia para quienes tienen problemas intestinales.
  • Por sus propiedades curativas y desintoxicantes, consuma ajo.
  • Durante los ataques agudos de diverticulitis, quizás su médico le recomiende hacer temporalmente una dieta baja en fibra. Pero cuando la inflamación ceda, vuelva a incorporar gradualmente en su dieta alimentos ricos en fibra.
  • Durante los ataques severos, utilice suplementos vitamínicos en forma líquida para facilitar la asimilación, y use la batidora para hacer puré con los vegetales y las frutas. Consuma únicamente verduras cocidos al vapor. Los alimentos para bebé ayudan mientras se cura completamente. A medida que se haya mejorado, incorpore poco a poco en su dieta frutas y vegetales frescos. Tome zumo de zanahoria.
  • Para aliviar el dolor, masajéese el lado izquierdo del abdomen,
  • Fíjese todos los días si la deposición contiene sangre.
  • Trate de evacuar el intestino todos los días a la misma hora. Apenas se levante, y antes de desayunar, tome fibra y acidophilus para ayudarle al intestino a moverse en ese momento.