Es una enfermedad progresiva de los huesos que avanza lentamente y se caracteriza por un proceso morboso en el cual alternan la formación y la destrucción de hueso. La consecuencia de este proceso es que los huesos sanos son reemplazados poco a poco por cantidades excesivas de hueso anormal, que presenta deficiencia de calcio y carece de la estructura necesaria para proporcionar máxima fortaleza. La enfermedad de Paget suele afectar a los huesos  de la pelvis, la columna vertebral, los  muslos, el cráneo, las caderas,  y los brazos. Se presenta con mas frecuencia en hombre mayores de cuarenta años, aunque también puede afectar a las mujeres. Se sabe de pocos casos en los cuales ha afectado adultos jóvenes.

En sus primeras etapas, la enfermedad usualmente no produce síntomas, aunque puede haber un dolor moderado en los huesos afectados. A medida que la enfermedad avanza tiende a aumentar el dolor en los huesos, a volverse más persistente –en especial por la noche- y a empeorar con el esfuerzo físico.

La enfermedad de Paget también puede ocasionar dolores en el cuello y/o en la espalda, dolor y/o rigidez en las articulaciones comprometidas, aumento de la temperatura de la piel en el área de los huesos afectados, fracturas óseas sin causa clara, sordera, dolores de cabeza, vahídos, silbidos en los oídos y alteración del movimiento. Esta enfermedad sigue un patrón en el que alternan la remisión y la exacerbación de los síntomas. Con el tiempo, la exacerbación de los síntomas es cada vez peor. A veces se afectan las articulaciones adyacentes al hueso enfermo y se puede desarrollar osteoartritis.

A la larga, pueden presentarse deformidades como arqueo de las piernas, abombamiento del pecho, encorvamiento de la columna vertebral y aumento del tamaño de la frente. Otras posibles complicaciones de las etapas avanzadas de la enfermedad son cálculos renales (por falta de movimiento), insuficiencia cardiaca congestiva, sordera o ceguera (por presión del cráneo contra el cerebro), presión arterial alta y gota.

En algunos casos el hueso afectado sufre cambios de naturaleza maligna que terminan en osteosarcoma (cáncer de hueso). Aunque la expectativa de vida no es muy alta, la mayoría de los pacientes de la enfermedad ósea de Paget viven con su enfermedad entre diez y quince años, por lo menos.

Como esta enfermedad no suele producir síntomas importantes, en particular durante las primeras etapas, la mayoría de los casos pasan inadvertidos. La causa de la enfermedad ósea de Paget no se conoce, pero algunos investigadores sospechan que podría ser una infección viral. Son muchos los casos que se presentan entre miembros de la misma familia. Sin embargo, parece que no se transmite de generación en generación, lo cual es más compatible con una causa viral que con una causa hereditaria.

La enfermedad de Paget con frecuencia se confunde con otras dolencias, como hipertiroidismo y enfermedades que producen lesión ósea, como cáncer de hueso, displasia fibrosa y mieloma múltiple.