La Fundación Amancio Ortega, ha vuelto a realizar un nuevo acto de ayuda cuando más se necesita.

A parte de una fuerte cantidad económica, donar mascarillas y ropa para los enfermos y sanitarios que están atravesando lo que sin duda es el momento más triste de su vida, es absolutamente encomiable por parte de la Fundación.

Por otro lado, el comportamiento ejemplar de la ciudad de Madrid y de su Comunidad, que está combatiendo con recursos limitados técnicos y humanos, a una epidemia – pandemia.

Las cifras de muertos supera a día de hoy que escribimos este artículo, más de 1.000.

Todo eso gracias a la complicidad del Gobierno de Sánchez, que a día de hoy prefiere cargar con los muertos y no seguir las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud tantas veces reiteradas. La palabra Test, Test, Test, reiterada por el Secretario General de la OMS no parece interesarle a un Gobierno capaz de nada. Un Gobierno en la Moncloa lleno de altos cargos, todos ellos con suculentos ingresos, con una falta de sensibilidad rozando lo inhumano.

Mención especial debemos hacer a la figura nefasta del comunista “perdona vidas” que ni siquiera sigue las reglas de la cuarentena que el Gobierno se salta continuamente.

Pasaremos este mal trago acompañados por la tristeza de los familiares fallecidos por el coronavirus. Los nombres de Sánchez, Iglesias y el resto del Gobierno quedarán siempre manchados para la historia, independiente de las denuncias que no van a parar, que no deben parar, por la absoluta dejación de funciones de estos “delincuentes de altos cargos”.

Reiteramos nuestro agradecimiento a la Fundación Amancio Ortega y fundamentalmente a la Comunidad de Madrid y sus habitantes, que están sufriendo en sus propias carnes, el abandono de una administración absolutamente ineficaz, mucho más en tiempos de “guerra”.