El pasado día 22 de febrero, el Dr. José Antonio Amérigo, Presidente de CRONIC, intervino en los ciclos de debates sobre Sanidad con el título “ CICLO SALIENDO DE LA CRISIS DEL CORONAVIRUS” que organizaba la Fundación Bamberg.

Intervinieron en la mesa como moderador Dr. Mario Mingo Zapatero, Presidente del Consejo Asesor de la Fundación Bamberg, la Visión de los Pacientes por el Dr. José Antonio Amérigo Presidente de la Asociación Española de Enfermos y Enfermas con Enfermedades Crónicas y representando a las Sociedades Científicas la Dra. Pilar Rodríguez Ledo Vicepresidenta 1ª de la Sociedad Española de Medicina General, el Dr. José Polo García Presidente de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria, y el Dr. Salvador Tranche Iparraguirre presidente de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria.

En su intervención, el Dr. José Antonio Amérigo señaló los siguientes cinco puntos de cara a la Asistencia Primaria y siempre desde el punto de vista de los pacientes:

1.- Sentir absoluta vergüenza por las listas de espera en los Centros de Salud. Esa situación endémica que ningún político quiere cortar. Tener que esperar más de cuatro o cinco días para ser atendido de una gripe o de un dolor de espalda, etc no es de recibo en un sistema sanitario que quiere ser serio. Igualmente, el tiempo que un médico dedica a atender al paciente. Diez minutos es una absoluta vergüenza que habla mal del sistema de salud y de la Sanidad.

2.- Sobre la adherencia a los medicamentos, el resultado después de muchos años es que el paciente no se adhiere. Como mucho el 50% en algunas especialidades y en otras muchas menos del 50% que siguen las instrucciones que le dicta su médico. (Y no se adhiere, bien porque el paciente no tolera el tratamiento, porque el diagnóstico puede no ser acertado y tercero porque el paciente pasa olímpicamente del médico). De una u otra forma la desadherencia conlleva más tarde o más temprano a la masificación de las urgencias. Lo que claramente significa que el sistema de sanidad ha fracasado nuevamente.

3.- Los pacientes españoles necesitan un cambio de actitud ante el sistema. Y desde CRONIC nosotros abogamos porque un día a la semana los pacientes se puedan reunir con su médico de familia y tratar de las dudas, señalar pautas y resolver cualquier cuestión médica o familiar.

Esos Centros de Salud (que antes se llamaban Ambulatorios) no han evolucionado. Tan solo hay nuevos edificios quizás más modernos, pero la filosofía es la misma que hace 60 años o más.

4.- También desde CRONIC en una nueva idea de Centros de Salud, se debía invitar a los farmacéuticos de su zona, al personal de enfermería, a dietistas – nutricionistas, a fisioterapeutas y a psicólogos clínicos como parte de una auténtica atención primaria para el paciente, que tanto España necesita.

5.- El paciente es el mejor gestor de su enfermedad crónica. Como ejemplo de que el sistema sanitario español es muy deficitario, o sea, malo, desde CRONIC pensamos que no toda la culpa es de los médicos y de la administración. También tienen culpa los propios pacientes, que con su inanición no proponen y reclaman un cambio radical en el sistema de salud. Tradicionalmente en la sanidad española, y puntualmente en la asistencia primaria, el paciente no pinta nada. Es un mandado de todo lo que dice la administración y de los médicos. Es decir, que el paciente “ni pincha ni corta”. Curiosamente, aunque el beneficiario del sistema sanitario son los pacientes y que además son los que pagan el sistema a través de las cuotas de la Seguridad Social.

Resumimos desde CRONIC que esperamos que el desastre del coronavirus debería hacernos pensar en una sanidad nueva, no reformada como tantas veces se ha intentado. El País debería de entender que con la Salud no se juega. Que tradicionalmente desde la época de la Democracia en Sanidad no se ha invertido. Un 6% del PIB, rampante, es absolutamente inmoral, cuando teníamos que haber estado en un 9% antes del coronavirus. Pero sorprendentemente nadie se queja. Todos los españoles sabemos que la sanidad es mala a pesar de la propaganda que hacen los políticos de turno, sean de izquierda o de derecha. Es una contradicción que los españoles que los españoles nos hemos acostumbrado a vivir. Y no invertir en salud por encima de otra actividad al final se paga. Lo pagaremos todos y sobre todo las generaciones venideras. La Salud es el bien más preciado que tiene el ser humano. Invertir en Salud es invertir en vida, en Esperanza de Vida, que eso es lo que necesitamos los españoles.