LAS SYSADOAS, UN FÁRMACO QUE DEBE FINANCIARSE POR LA SEGURIDAD SOCIAL ¿SÍ O NO?

La noticia en los medios de comunicación ha saltado rápidamente. ” 500.000 españoles obligados a pagar por el fármaco que alivia su artrosis”.
El Ministerio de Sanidad desde su cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud (SNS) ha tomado la decisión de rescindir la financiación de una serie de fármacos (sysadoas) a una serie de pacientes afectados de artrosis. Se trata de los derivados de “condroitín sulfato” y la combinación de la “glucosamida”, que tienen una indicación precisa para las terapias de inflamación en las articulaciones de las manos y rodillas.

De entrada, el Ministerio de Sanidad que hasta ahora dirigía Mª Luisa Carcedo, no es la primera vez que retira su apoyo a fármacos del Sistema Nacional de Salud. Las razones son varias, la primera es la proliferación de fármacos y la imposibilidad de financiar a todos. Y la segunda que en este caso no es la Ministra, sino un servicio de evaluación de terapias que tiene el Ministerio de Sanidad por el cua,l ciertos fármacos de dudosa utilidad dejan de figurar como financiables por el SNS (Servicio Nacional de Salud).

Para que la gente lo sepa, hay fármacos que están considerados con un alto nivel de eficacia en los tratamientos. Hay otros fármacos cuya acción es dudosa por su eficacia, y desde luego, hay muchísimos fármacos de absoluta ineficacia probada.

Hay además terapias que se han demostrado más eficaces ante el abordaje terapéutico de la inflamación en las articulaciones de manos y rodillas.
Y esa es la regla de oro que debe seguirse en estas situaciones. Fármacos con eficacia dudosa que inciden en el coste de consumo del Sistema Nacional de Salud.
Estamos en un caso que es difícil decidir. Las Organizaciones Científicas apoyan el uso de las “sysadoas”. ¿Por qué entonces el Sistema Nacional de Salud que hasta ahora dirigía la Médico Asturiana Mª Luisa Carcedo, no apoyó su financiación?

Indudablemente, la falta de fondos para financiar el Sistema de Sanidad, es claramente la razón. Un Sistema de Sanidad que crece exponencialmente en sus gastos (derivados fundamentalmente por la factura farmacéutica) no es asumible por las Autoridades Sanitarias. Hay que desfinanciar muchas partes de la enorme y gigantesca factura sanitaria.
Volvemos a insistir en que científicamente, sólo un 30% de los Fármacos, tienen una eficacia por encima del 80%. Por debajo del 80 hasta el 50%, su eficacia baja, y un 50% o menos su eficacia no está demostrada científicamente: no son eficaces.

Al final lo que CRONIC va a hacer es evacuar la consulta pertinente ante las autoridades del Ministerio de Sanidad que ahora dirige Salvador Illa. Queremos saber definitivamente las razones científicas que apoyan la decisión de la antigua Ministra Mª Luisa Carcedo para desestimar la financiación de la Seguridad Social. A raíz de esa contestación sabremos si se esconden otros intereses además de los claramente científicos.