José Ignacio Vidal

«En muchos países de nuestro entorno, la norma de acudir a los 10 minutos del inicio de la llamada, o 20 minutos cuando se está en el extrarradio o en poblaciones de más de 10.000 habitantes, o el nivel 3 que es el nivel rural en el que las asistencias de emergencia, deben actuar en el plazo máximo de 30 minutos.»

El sexto mandamiento de Cronic se va a centrar en el transporte de los enfermos crónicos y en el tiempo adecuado que deben tardar los servicios de emergencia al recibir una llamada de auxilio. Es algo vital el que cuando tengamos un problema grave y necesitemos que alguien acuda en nuestra ayuda, o bien vengan a recogernos para ir a un hospital, el tiempo de respuesta sea lo más breve posible, ya que en muchos casos la diferencia entre un desenlace positivo o negativo puede estar en unos escasos minutos, o incluso segundos.

Pero en Cronic no queremos quedarnos en la superficie, sino ir más allá y exigir que el transporte sea no solo efectivo, como decimos en el título de este mandamiento, sino también medicalizado. Es decir, que esté preparado para dar una primera asistencia médica muy necesaria al paciente que está siendo trasladado al hospital. Porque esa primera “cura” que puede recibir el paciente en la misma ambulancia en que viaja será también muy importante a la hora de evaluar luego su estado una vez llegado al centro hospitalario.

Y es que cuando hablamos de transporte sanitario nos referimos al que se realiza para el desplazamiento de personas enfermas, de mayor o menor gravedad, mediante vehículos especialmente preparados para ello. En los últimos años se han desarrollado mejores formas de transporte sanitario, tanto terrestre como marítimo, con el fin de asegurar el bienestar tanto de los pacientes como del personal que le acompaña.

España dispone actualmente de de servicios de emergencias en todas las comunidades autónomas (el 061, Samur…). Fue en 1980 cuando se van incorporando estos equipos especializados en lugar de los equipos voluntarios que había anteriormente, Para la atención de un paciente crítico nos encontramos con: equipos de urgencias en atención primaria, sistemas de emergencias extrahospitalarios, tales como el mencionado 061. También tenemos los servicios de cuidados críticos y de urgencias hospitalarias.

Estos servicios están íntimamente ligados entre sí, lo que resulta clave para una adecuada asistencia sanitaria. Para una buena gestión del transporte sanitario serán necesarios los centros de coordinación, donde se planificará todo el servicio de transporte, ya que son ellos los que reciben todas las demandas asistenciales de la población, porque están en contacto con todos los usuarios, con la policía, los bomberos, la cruz roja y cualquier otro centro asistencial. También es de suma importancia la utilización de los protocolos cuando se emplee cualquier tipo de transporte, para una optimización de la asistencia sanitaria. En la actualidad, la OMS (Organización Mundial de la Salud) lo define como “El medio por el cual desplazamos personas que sufren un trastorno de salud”. Según el Real Decreto 619/1988 de 17 de abril, podemos considerar como paciente de traslado a aquellas personas enfermas, accidentadas que no pueden valerse por ellas mismas, o por otra razón sanitaria, que se efectúa en vehículos especialmente acondicionados para este fin, denominados ambulancias. Se entiende por “persona que no puede valerse por sí misma”: la que no puede utilizar vehículos no sanitarios sin un riesgo presumible de su salud o de la salud de la colectividad.

Cronic quiere detenerse ahora en el traslado específico de los enfermos crónicos de no urgencia, es decir el traslado a centros sanitarios pero no en circunstancia de urgencia. Y aquí es donde nos encontramos con una tremenda injusticia que desde Cronic queremos que se corrija. Resulta que el Ministerio de Sanidad puso precio hace algunos años al traslado no urgente de enfermos crónicos. En concreto, 5 euros es el precio. Es la tarifa general que se estableció y que extiende este copago a enfermos crónicos, oncológicos y que precisen hemodiálisis. Ni que decir
tiene que desde Cronic nos elevamos en airada protesta contra esta medida que nos parece abusiva y tremendamente injusta.