Este País sigue sin aprender. Los políticos que lo dirigen ahora no tienen vergüenza. Porque seguimos sin hacernos los test que desde hace cinco meses viene reclamando la OMS. Pero el usurero de Sánchez no quiere gastar dinero. Debería ser obligatorio que todo el País se someta a un test para ver si tienen coronavirus o no.

Pero ¿para qué gastar dinero si ya estamos empezando el fin del estado de alarma? Y ahora, claro, vendrá el verano y todo habrá terminado. Pues no Sr. Sánchez, su pesadilla y de todos los miembros del Gobierno, no solo no ha terminado, sino que está empezando ahora. La razón es muy clara, y es que España no ha tomado precauciones, ni lo sigue haciendo para protegerse del virus corona.

La Salud, es el bien más preciado para los seres humanos. Y el Gobierno de Sánchez, parece no haberse enterado. Esa falta de cautela en prevención nos va a costar muchas vidas y mucho más dinero. Y todo, como siempre en España, improvisando. Por eso hay Gobiernos serios que protegen a sus ciudadanos y Gobiernos bananeros que les importa muy poco la vida humana. Con tal de no invertir en los test.

Poner al frente de la Sanidad de éste País a un individuo titulado en Filosofía, es, rifarse los Ministerios de un Gobierno de titiriteros.

¿Qué va a pasar en el próximo mes de noviembre si no tenemos la vacuna que nos proteja? ¿Volveremos a estar confinados sin ni siquiera saber si somos portadores del coronavirus? ¿Saben el Sr. Sánchez y su Gobierno, que no invertir en los test, es igual a más muertes en el invierno que viene?

¿Ha hecho la previsión que debe tener cualquier gobernante para tratar de evitar una nueva catástrofe si la vacuna no llega? Porque vemos que el Gobierno sigue creciendo en número. Desgraciadamente en número de gente incompetente. En lugar de pertrecharse bien de cara a que las Comunidades Autónomas hagan frente a la nueva avalancha que se avecina.

Hemos perdido 30.000 españoles de forma injusta. Pero ¿Qué va a hacer el Gobierno Social-comunista sin una posible protección como podría ser la vacuna? Porque como médicos sabemos que los virus mutan. Y que una vacuna que se esté probando a día de hoy puede ser poco efectiva contra los próximos virus. ¿Estará preparada Sanidad ante el más que posible embate de un nuevo coronavirus?

España tiene que cambiar muchas cosas, demasiadas. El sistema sanitario se está salvando gracias al entusiasmo de los profesionales de la Salud. No gracias a la administración, y no gracias al dinero que dedica el País a sus sanitarios. No solo sus condiciones económicas y de vida, sino también las infraestructuras que se necesitan para lograr una Sanidad más ágil, más eficiente, que esté al lado del paciente. No mirándose el ombligo, que es lo que han hecho los sucesivos Gobiernos de la Nación. Una política sanitaria distinta, centralizada en lo esencial y descentralizada realmente en la periferia. Pero un mismo eje directivo. No hacer más reinos de Taifas. Eso a los árabes les fue muy mal. No debemos caer de nuevo en viejos errores.

Posiblemente esto acabará como siempre. Poniendo parches y negando la evidencia. La Sanidad Española que antes era mediocre, podrá ser mala si no se encuentran directivos que conozcan cómo manejar una administración en pérdidas que no solo necesita ser subsanada, sino que necesita crearla de nuevo con cimientos fuertes, que no sean capaces de hundirse nunca.
Dependeremos de todos. Pero buscar y hallar dirigentes políticos es un target urgente para nuestro País.

Dr. José Antonio Amérigo