La Sanidad Española lleva muchos años enferma. Y lleva enferma porque los políticos al uso no tienen interés. El cuento chino de que la Sanidad Española sea buena, ha pasado de ser un cuento a ser una realidad que al parecer sólo los Médicos y Sanitarios desaprueban.

La política de Sanidad en España, lleva años que no se quiere reformar y que ha sobrevivido con parches y más parches. Y los políticos en lugar de demandar ayuda a la Sanidad, año tras año han limitado sus presupuestos. Ahora demandamos a la Sanidad lo que la Sanidad no nos ha dado: Dinero, mucho dinero, solo así podemos parar las listas de espera impresentables en un País que dice que tiene una de las mejores sanidades del mundo.

El Ministerio de Sanidad, desde la aparición de las Autonomías, dejó de existir. Grave y craso error. Necesitamos una política unitaria para la Sanidad Española. Una política para evitar que nuestros hospitales (mal dimensionados y peor equipados) mueran. Mueran literalmente, porque el ejemplo del coronavirus nos debía de hacer despertar en una realidad: Necesitamos mucho más dinero para la Sanidad pública. Un 50% más de lo que en principio la Sanidad gasta. Y eso sin tener en cuenta lo que se nos viene encima con la genética. Porque si no se pone dinero, más dinero, los descubrimientos genéticos, no habrán servido para nada.

Es una vergüenza que los hospitales públicos españoles todavía tengan habitaciones de dos, tres, y hasta cuatro camas. No es entendible que los líderes españoles acudan a la Sanidad Privada y al igual que los jueces que mantienen un sistema clasista en la Muface (Mutualidad General de Funcionarios Civiles del Estado). Los médicos y el personal sanitario, llevamos años denunciando esta grave situación de desigualdad social. ¿por qué los políticos y los jueces y otros funcionarios no acuden a la Sanidad Pública? ¿Es que los jueces o los Ministros están cerca de Dios y los demás mortales somos unos desgraciados? Todos tenemos derecho a ser Muface.

Personalmente, yo llevo avisando (tengo 74 años) de lo que se avecina en este País. Tenemos el 43% de Enfermedades Crónicas (un 60% multipatologías y un 40% monopatologías). La Enfermedad Crónica va a necesitar además de las revisiones semestrales o anuales, que deben realizar los médicos, necesitamos empezar a concienciarnos de que la Enfermedad Crónica necesita mucha Educación, muchos autocuidados, y un amplio abanico de medidas para cautelarlas, empezando por la alimentación. Nos alimentamos cada vez peor en España a pesar de haber sido los precursores de la Dieta Mediterránea en todo el mundo. No hacemos una política efectiva sobre ejercicio físico (y no me refiero al deporte), desde los niños y adolescentes hasta las personas mayores, España no tiene actitud necesaria para abordar unas políticas de educación física.

Y nada que decir sobre el ejercicio mental, tampoco tenemos una política real y efectiva relativa a la enfermedad mental que incluye el lado psicológico. ¿Qué hacemos de positivo para integrar la psicología en la Sanidad? Porque el único esfuerzo ha sido incorporar los exámenes psicotécnicos de dudosa validez como única aportación del Estado.

Sobre alimentación, que hay que recordar que es un tema de Sanidad, ¿Qué se hace en España? No hay políticas efectivas, salvo las que dicta el mundo comercial de la publicidad, y ese es otro gran error que lo pagaremos todos los españoles. Hay muchas marcas de alimentación que lo hacen bien, pero hay muchísimas más que no solo no lo hacen bien, sino que no sirven para nada, incluso son perjudiciales para la Salud. ¿Alguien sabe o se acuerda de lo que es la evidencia científica? La Administración autoriza cada vez más, productos alimentarios sin ninguna evidencia científica. ¿Qué se hace para evitarlo?

Para continuar, la lucha contra la contaminación atmosférica y auditiva, son temas de Salud, que tampoco hace caso el Gobierno. El Ministerio de Sanidad que los españoles necesitamos dista muchísimo de la realidad. Nosotros necesitamos muchísima más prevención, una palabra que parece que se nos ha olvidado. Porque solo nos acordamos de Santa Bárbara cuando oímos tronar. El coronavirus está tronando, y vendrán otros virus y quizás más peligrosos que éste, que van a acechar la Sanidad Española. Y seguiremos sin estar preparados por la desidia de nuestros gobernantes.

La lista de peticiones de la Sanidad es mucho más larga. Yo solo quiero apuntar las más urgentes e importantes. E insistimos que debemos de utilizar todo el dinero del mundo para que no se muera un español más. El ejemplo del coronavirus debe estar presente en las generaciones presentes y venideras. No se puede bajar la guardia y hacer lo que hemos hecho en España de dejar de invertir en Sanidad porque así nos está pasando, Probablemente en unos meses si se encuentra la vacuna, podamos respirar tranquilos, pero el gran error que cometeríamos sería volver a cometer el fatal error de no invertir en Sanidad. De ahora en adelante debemos ser un ejemplo que nunca lamentemos.

Dr. José Antonio Amérigo